Sueños

*

*

Toda mi vida cambia todos los días de muchas formas. Y mis sueños nunca son lo que parecen… Me atrevería a decir que lo había sentido antes. Pero ahora, que viene de ti, creo que es más intenso que nunca. No obstante, cuando quiero ir más allá, me doy cuenta que mis sueños son limitados y lo acabo viendo bajo otra perspectiva.

*

Quisiera tener mucho más: es completamente imposible ignorarlo. Deseo que se haga realidad y sé que es posible hacer que sea real. Así que te lo diré abiertamente: mi corazón es tuyo y ojala no me hagas daño. Eres lo que nunca antes había encontrado.

*

Una mente absolutamente fascinante; tan comprensible y tan amable… lo eres todo.

*

Eres un sueño para mí.

*

*

Post dedicado a @twitkro ! =)

Anuncios

El Productor

*

*

“Las Venas Abiertas” es un documental que recoge, en 4 partes, un compendio de actividades promocionales basadas en el proceso, creativo y productor, resultante de la grabación de un álbum de música.  

El autor, Enrique Bunbury, junto a su banda, Los Santos Inocentes, se prestan a ser entrevistados y muestran, en convivencia, tanto algunos detalles que abarcarían la parte de producción de un álbum musical, como la propaganda de su nuevo trabajo, publicado el pasado 2011 y cuyo título, Licenciado Cantinas, es un disco conceptual que narra los hechos de la vida de un personaje ficticio por medio de nuevas versiones de temas del folclore latinoamericano.

El estudio de grabación escogido fue el Sonic Ranch, en Texas: Un entorno tranquilo, una casita rural, un iMac, una mesa de grabación,  varias habitaciones aisladas, instrumentos, una banda, artesanía, inspiración y auto-producción.

*

La primera Carretera del Trueno

*

*

Cuando el viejo coche era un cuatro por cuatro.

Cuando Mary era Angeline, o Christine, o Julianne, o Vivienne.

Cuando el chico volvía a llenarse de vida, soñando despierto.

Cuando la dificultad era la antesala de una gran sonrisa.

Cuando, pasara lo que pasara al final, existía otra clase de victoria….

*

Cuando Thunder Road iba a llamarse “Wings for Wheels”, y rebosaba más optimismo, si cabe, que la original.

*

*

Ver también: “This is for Mary”

Oscilación

*

*

No te alejes. Nunca te apartes de mí. Sé que debería haber sido más inteligente, pero sabes que he dado todo lo que tengo.

En ocasiones, cuando discutimos, caigo en el mar de tus dudas. Desearía que me rescataras a tiempo. Que no dejases que me ahogue.

Pero creo que por ti todo vale.

Y es entonces cuando siento perder el control de la situación, al tiempo que recuerdo cómo practicaba tu nombre para poder decírtelo a la cara.

No sé si a estas alturas vale de algo mirarte a los ojos y explicarte todo lo que eres. Si después de todo lo sucedido, ya carece de valor decir que eres infinitamente de Verdad.

*

Di que te quedarás. No vengas y te vayas como haces.

Cree en mí y déjate llevar. Quiero seguir descubriéndote.

*

Pero parece no existir una cura, ni manera alguna de tener una plena seguridad. Porque todo está en la cabeza. En no parar de pensar para sólo generar más y más dudas… Y ya estoy cansado, al punto de sentirme completamente sin inspiración.

Compruebo que mi razonamiento se enfrenta con mis sentimientos, y el resultado es comprobar que toda mi lógica queda hecha pedazos.

Entonces todo pasa a ser una mierda, para que justo al caer la noche vuelva a ser increíblemente bello.

*

Dí que te quedarás. No vengas y te vayas, como haces.

Cree en mí y déjate llevar. Quiero seguir descubriéndote.

Por ti, todo vale.

*

Y vuelve a ser una mierda, para ser perfecto al anochecer… justo el momento en que puedo volver a decirte que eres infinitamente de Verdad.

*

Sin habla

*

*

Tu cariño es mágico. Así lo siento… y no tendría palabras para expresarlo ni aún si hubiese miles de formas para hacerlo. Sencillamente, he perdido la inspiración.

Sin habla. Así me quedo: Aunque esté a tu lado, siento estar lejos de todo y que nada es real.

Cuando estamos juntos, a veces me quedo sin palabras y no sé qué decir. Mi cabeza da vueltas y sólo puedo reflexionar en silencio.

Indefenso, sin esperanza… Así me siento. Nada parece real, pero todo es posible si los Dioses están de mi lado.

Junto a ti estoy en el cielo, o allí donde nadie pueda encontrarme. En algo así como la Tierra Prometida.

Sin habla. Así me quedo: Aunque esté a tu lado, siento estar lejos de todo y que nada es real.

Iré a cualquier lugar; haré lo que sea sólo por tocar tu rostro: No habrá montaña que No pueda escalar… Quedé fascinado por tu gracia.

*

Parpadeo

*

*

Esto sólo es un manifiesto en forma de canción que hace ya algún tiempo me descubrió una persona que a veces se toma, durante diez segundos, tiempo para CREER, mirarse en el espejo, y SENTIR que tiene ganas de empezar de nuevo y comerse el mundo. Que, tal vez, hoy sea ese día.

Como la canción dura mucho más que diez segundos, sólo con que la escuche entera habrá merecido la pena:

*

“This is for Mary”

*

*

<< Había una película de Robert Mitchum que trataba sobre unos contrabandistas de whisky del Sur. Nunca llegué a verla. Sólo el póster en la marquesina del Cine, del cual tomé prestado el título para escribir esta canción.

En realidad nunca pensé que hubiese un lugar como el descrito en la letra. No sabía si existía o no hasta que un día, a finales de verano, conducíamos hacia Nevada y llegamos a una casa junto a la carretera, la cual fue construida por un indio.

Tenía un gran cuadro de Gerónimo en la entrada que ponía “Señor” en la parte superior y un gran cartel que rezaba: “Esta es una tierra de paz, amor, justicia y sin piedad”, el cual apuntaba hacia una pequeña y polvorienta carretera llamada THUNDER ROAD. >>

 

*

*

Thunder Road es un canto a la determinación que se disfraza de una canción de amor en la que no te cuentan si hay final feliz. Que eso sería lo de menos. Probablemente se trate de la canción más romántica, más digna y más llena de valentía jamás interpretada. La única que, aún habiéndola escuchado más veces que ninguna otra, me deja una sensación diferente.

Para mí, reivindica la existencia de una victoria muy importante, la cual reside en la actitud. En olvidar los fantasmas del pasado que te atormentan. En, como dice la letra, que la tal Mary se atreva a cruzar la carretera hasta llegar al coche de Bruce. Que se atreva por el mero hecho de creer en ese sueño; en que no hay tan largo camino hasta llegar a ese coche. En que no era para tanto.

Adoro ese simbolismo. Ese pensar en lo bello que es, sencillamente, decir: ¿Qué más nos queda por hacer, excepto bajar la ventanilla y dejar que el viento juegue con tu pelo?

Y que la noche está llena de magia. Y que la carretera nos llevará a cualquier nuevo lugar. Y que ya lo sé; sé que es tarde, pero aún se puede lograr, si corremos.

Es la victoria que subyace en quien imagina que esa chica decide finalmente soñar despierta. Creer que es la última oportunidad de hacer que ésto sea REAL; de convertir esas ruedas en alas. Es la ilusión y la emoción de llegar a un nuevo lugar. Un sitio alejado de la monotonía y el dolor de tiempos pasados.

La victoria de aquel que ha tenido un buen plan y, sencillamente, lo único que hace es echarle huevos y apostar por él. Intentarlo, al menos.

En el peor de los casos, es una forma de perder en la que sabes que puede haber honor, nobleza y dignidad en esa derrota. Que no todas son iguales.

Me imagino al protagonista, metido en su viejo coche. Protegido de una noche tormentosa. Solo. Escuchando Only the Lonely, de Roy Orbison, mientras observa con nostalgia y el corazón roto el porche de la casa de aquella chica por la que vuelve después de tanto tiempo. Sumido en sus pensamientos. Imaginando que ella decide volver a creer en sí misma, dándose la oportunidad de dejarse llevar. De pensar que aún es posible llegar a algún lugar, juntos. Aunque parezca que ya ha corrido demasiada agua bajo el puente..

Me encanta el Springsteen adrenalínico de los 70, cuando la E. Street Band dio lo mejor de sí lanzando discos como BORN TO RUN, con tantísimas referencias a correr y darte prisa, a la Tierra Prometida, a bajar la ventanilla y disfrutar de un paisaje completamente nuevo, o al honor y la dignidad en quienes lo intentan, aunque fracasen, reivindicando que sólamente en éso, en intentarlo, hay otra clase de victoria.